Conceptos

Definiendo al Amor

Definiendo al Amor

¿Qué es el amor? Una pregunta con muchas respuestas. La definición primera que se nos viene a la mente es que es un sentimiento eterno. En otras palabras podemos decir que es Dios mismo. Pero en realidad el amor está en nosotros y fuera de nosotros. Se han escrito muchos libros sobre el amor, pero no nos importa su definición, sino más bien nos importa amar a quien nos ama o a quien queremos que nos ame. Las preguntas a continuación nos dan una idea de lo sencillo que es el amor para nosotros:

¿Si me amas, yo te puedo amar?

¿Te amo porque te necesito?

¿Te necesito porque te amo?

¿Si te amo, tú puedes amarme?

Hay un amor que va más allá para nosotros, un amor que en sí no podemos comprender porque estamos acostumbrados a una definición vaga del amor. Por ahora, amor es algo que existe en nuestra mente y en nuestro corazón. La definición de amar es más compleja todavía, es la acción del amor en todo sentido. ¿Qué es amar? A continuación tenemos las siguientes respuestas:

Amar es sentir o entregarse uno mismo hacia algo o alguien.

Amar es un mandato divino.

Amar es una habilidad o arte.

Amar es una decisión.

Podemos decir que las cuatro respuestas son correctas, pero no todas cumplen nuestros deseos; porque al amar esperamos que también nos puedan amar. Sin embargo, lo más hermoso de amar es que a quien amamos nos pueda amar o quiera amarnos.

Entonces, el amor que conocemos es sencillo y simple, ahora tenemos un amor que es imaginario para muchos, pero tan real que no podemos comprenderlo, las siguientes preguntas nos dan una idea del amor del que queremos explicar.

¿Amas a Dios?

¿Amas a quien te odia?

¿Amas a quien te hizo daño?

¿Amas a quien te traicionó?

¿Amas a quien no deberías amar?

El amor cristiano va más allá del amor que conocemos comúnmente. El amor cristiano no permite la entrada al odio. Y nos muestra la alegría en el dolor, la felicidad en la tristeza, la esperanza en el sufrimiento. El amor cristiano sacrifica todo por Dios. El amor cristiano entrega el perdón como cuando tenemos hambre y comemos pan. El amor cristiano entrega el amor como cuando tenemos sed y bebemos agua.